jueves, 24 de julio de 2014

Anatomía haggardiana: Porno-rodillas

A nada para que se estrene la esperadísima Outlander, la cadena Starz va sacando fotos y vídeos poco a poco con el fin de matarnos a todas las fans antes de que se emita el primer episodio. Entre las lecciones para hablar gaélico, el evento sobre la serie, las entrevistas a Sam Heughan y las imágenes del rodaje, esto es un no parar el fungirleo.

Si no me falla la memoria, ésta fue la primera imagen de la porno-rodilla
De Sam/Jamie nos gusta todo: el porte, el pelo naranja, el pechote, la voz, la timidez cuando habla... Pero hay algo que nos tiene locas absolutamente y que es la razón más fuerte que existe para exigir a los hombres de nuestra vida que vistan kilt: sus rodillas. A mí me conquistaron desde el minuto 1, de manera que las bauticé como "porno-rodillas". Una haggard está atenta a lo mejor de la fisonomía masculina: que si una nuez por aquí, que si unos dientes perfectos en su imperfección por allá... Nuestro sentido haggárdnido y vista de halcón nunca falla. Por esto, cualquier movimiento de Sam ataviado con el kilt es analizado fotograma a fotograma, ya que, según propia confesión, viste la falda como un auténtico escocés, esto es, a boa suelta. Una alegría para él y para nosotras. ¿Y lo que eso facilita el trabajo? Ay, estos habitantes de las Highlands nos llevan siglos de adelanto...
Sam sujetándose la boa para que no se le escape
¡Tolón, tolón!
Despatarre hípico (porque quita el hipo) y porno-rodilla
Más despatarre, porno-rodillas y muslacos convergentes

Por si no había quedado claro

¡Ay, Sam, que no llegamos vivas a la serie!

Repetid conmigo: ¡¡¡SAM, VENTE PA ESPAÑA!!!


6 comentarios:

  1. Es ver una rodilla y entrar en modo Philippa alhksdhklahdkha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es para menos e.e Y si es la rodilla de Sam, ¡para qué más!

      Eliminar
  2. Catapúm (sonido realizado por mi cuerpo al caer desmayada en el suelo tras ver las fotografías y las rodillas del placer)

    ResponderEliminar
  3. Nunca pensé que unas rodillas me crearían tantos infartos y soplos ováricos.

    ResponderEliminar