jueves, 21 de septiembre de 2017

Outlander 3x02. A fungirlish review [Spoilers]


Ya estamos de nuevo por aquí, queridas, preparadas para sufrir con nuestro matrimonio favorito (no, los Randall NO, los Fraser, separados por el tiempo y blablabla). Aunque claro, si ambos creen que el otro está muerto, ¿ese matrimonio sigue existiendo? ¿O estar casado con un muerto es únicamente válido en Crepúsculo? Sea como sea, a nosotras lo que nos queda es pasarlo mal y, como nuestros sofás se quedan cortos y ya no absorben tanto lagrimeo, nos vamos al mocódromo para poder llorar y moquear bien a gusto ante lo que tenemos por delante. ¡Y es que vaya capítulo de deshidratación no xixil hemos tenido! Dale al play, Ron, y saca el whisky, cheli, que esto no lo aguantamos sobrias.

                                                                              

Estamos en 1752, queridas, seis años después de Culloden. ¿Qué habrá sido de Jamie? Lo dejamos medio moribundo en Lallybroch pero lo mismo la Gabaldon disfrutó dándole lepra en la boa y nos lo ha dejado desgraciado para los restos (¡picha pocha no!). Al que parece no haberle afectado ni la lepra ni el paso del tiempo es a Fergus, que sigue igual que cuando Jamie y Claire se despidieron de él (debe ser que la adolescencia francesa llega más tarde). Justo cuando está cual abuelo cebolleta con wee Jamie y Rabbie MacNab contando sus hazañas en la guerra tras haber encontrado una pistola escondida llegan unos red coats a interrogar a Ian. ¡Y con qué modales, chatas, que un poco más y pierde la pata de palo! A Ian Murray habría que llevarle a todos sitios a la sillita de la reina pero estos red coats no tienen consideración alguna por los adorafollables in disguise, especialmente un tal MacGregor, al que por ese modo de hablar que parece escupir pedruscos reconocemos como escocés. ¡Un escocés metido a red coat y a la caza de rebeldes jacobitas! De ésta nos peta la cabeza.

Ya se nota que a ti en las Low Lands te educaron siguiendo a Montessori

Aquí se están rifando hostias y ese soldado lleva todas las papeletas, ya os lo vamos diciendo. Resulta que el que maneja el cotarro es un tal capitán Lewis, que no quiere nada de Ian salvo a su cuñado.


Nos ha jodío, así estamos todas
¿Lo cualo?

¡Que no cunda el pánico, que todo tiene una explicación! Pues resulta que a los soldados les ha llegado el chismorreo de que el famoso traidor Jamie el Rojo está por esa zona (años más tarde de que llegara en el carromato, debe ser que la Scottish vieja del visillo tendría Netflix y no estaba en lo suyo) y, vaya por Dior, resulta que por esa zona también se ve a un tal Dunbonnet, que lleva un gorro marrón con el que oculta su rojiza cabellera. Así que uno más uno son siete, me llevo catorce, logaritmo peneriano de highlander, Jamie y el Dunbonnet son el mismo.


El capitán Lewis y la Wikipedia, tus dos mejores fuentes de conocimiento

Ian dice que no con la cabeza, que ellos no saben nada de su cuñado ni quieren saber nada de traidores, porque ya bastante tienen que lo suyo.

Que es darle al trocotró con certero resultado

¡La leche! Miedo nos da pensar cómo debe tener Jenny los bajos ante tanto crío que ha sacado por allí (ay, Ian, ladrón, ¡que te quitaron una pata y te mandaron la potencia a la del medio!). El caso es que el capitán intenta sonsacarles y los Murray que nada, que de ese traidor no saben nada desde que se fue como Mambrú a la guerra, que blabla. Ni con la suculenta recompensa que hay por Jamie les tienta, así que deciden arrestar a Ian a ver si entre los muros de la guarnición se le aclaran las ideas tanto como el pelo.

Tranquilas, estoy tan acostumbrado a que me arrestren como Jenny a parir mis hijos

Y, tras el intercambio de unos educados saludos...

Que te la machaques con dos piedras, MacGregor

...Ian parte y el resto de los habitantes de Lallybroch quedan maldiciendo la estampa de los red coats y de los escoceses que, como el cabo MacGregor, se creen mejores que el resto por estar en el bando ganador. ¡Pero, un momento UN MOMENTO que nuestro sentido haggardiano nos alerta de una presencia!

Soy la presencia de turba vuestra decencia

Ay, cómo lo sabes, chato, porque, oculto entre los matojos, está aquel que con un gorro marrón oculta su pelo rojo...

¡El Dunbonnet Himself!
¡Ay, que Jamie está vivo y con pelazo!
Pero ojo que el pelo no me lo oculto con el gorro sino restregándome encima ñordas como ésta

Pues seguro que hasta oliendo a chotuno te hacíamos un favorcillo, siempre y cuando te encontráramos entre tanto pelo. Y es que, harto de tanto peluquero criminal, el Dunbonnet Jamie se ha dejado crecer los matorrales capilares all over his marvelous body para estar calentito y, de paso, hacerse uno con la flora y fauna escocesa para poder ocultarse de sus admiradores y perseguidores. Sin embargo, el Dunbonnet Jamie, al más puro estilo Robin Hood, no se olvida de los suyos y sigue haciendo lo que mejor sabe hacer. 

¡Cazar corazones haggardianos!
Straight to the xixi heart!

Realmente Jamie ha cazado un ciervo y lo lleva a Lallybroch para alimentar a su familia, pero que la realidad no nos estropee una fantasía de amor, ¿verdad, Jamie? Porque tú también has tenido la tuya...

Oh, atisbo una bella dama mientras suena la musiquilla de amor, wiiiiiiiiii wiwiiiiiiiii wi wi wiiiiiii...
¿De quién es esa peluda presencia que en las enaguas noto? 
¡Soy tu Jamie, Claire, oculto bajo tan peludo matojo! 
Oh, mi Jamie, el pelirrojo al que todo se lo cojo
¿Eres de verdad mi Claire? Mira que estoy verraco y cuanto más verraco, más guarronaco, grrrrrrrr
Pues anda que nosotras al verte, que nos has cortado todo el rollo...
Cagontó, acabo de perder tres años de vida del susto

Pobrecito Jamie, sentimos su dolor a falta de poder sentir otras cosas suyas muy dentro de nosotras ante la ausencia de Claire. Mientras nuestro carvenícola maromo se dedica a apañar la comida, Jenny le pone al corriente de lo que ha pasado con Ian, de su nuevo sobrenombre, de que tiene que hacer la contabilidad... 

¿Me ves cara de ecuaciones, sister?

Empezamos a sospechar que a Jamie le han cortado la lengua ante su nula capacidad de palabra en este capítulo (y lloramos ante la posibilidad de que ya no disfrutemos de más Scottish breakfast con él #FrutaVida) pero Jenny, con esa gran sensibilidad que tiene, le dice que nunca miente cuando le preguntan dónde está su hermano porque Jamie Fraser hace mucho tiempo que no está por allí.

Como no hablo, te voy a decir lo que pienso con un gif
Tres co**nes me importa

Con tristeza por el estado de nuestro Jamie nos fundimos a negro y nos vamos a la cama con un libro a ver a Claire, que la pobre está gimiendo y sudando como si tuviera una pesadilla.

Hola, soy tu terror nocturno
Jamiepechote alert!!!!!!!

Jodó las pesadillas de Claire, ¡éste queremos que nos visite a nosotras dormidas y no Freddy Krueguer!

De dormida, nada, que abro los ojos, un abracadabra digital...
Claire, preparándose para ir a la cama
¡Mágico dedito, trae a esta cama a mi Jamiecito!
Vaya, que he olvidado la ropa en la otra época...
Lo tiene cual melocotón maduro
¿Ya estás calentorra, querida?
¿¿Calentorras nosotras??
Ay zeñó, que me da algo
No, querida, aún no te he dado nada...
El fandom de Outlander ahora mismo
¡Danos lo nuestro y lo de nuestra prima!
Nos arde hasta el sillón
Te has quedado más a gusto que un arbusto, ¿verdad, chata?
Cuando se me pase la fiebre bajeril te lo cuento

¡¡¡POR DIOR QUE NOS DA EL ATAQUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!! ¡¡SI ES QUE ESTE HOMBRE ESTÁ HASTA PARA COMERLE LA CERA DE LAS OREJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS!! Añaksdañkfsdñklsdñksadhfñklasdhfñkasdjflkjfda. Por desgracia, nuestro trabajo haggardiano nos obliga a seguir con esa review #MierdaTó y a volver a la triste realidad de Claire que, tras la feliz resolución de sus ejercicios manuales, cae de culo en su cama calentita pero con su fría compañía.

Lo que daría yo por tener la mano en boa highlandera

Con estas pequeñas alegrías Claire continúa su vida por el divertido mundo de la crianza, donde ahora la vemos con wee Bree y su conejito, que ya sospechamos que ese animalito tiene algo de significado (no creemos que sea en plan conejo de la Loles, que sería un buen guiño a las haggards). Para entretener a su retoña, no se le ocurre otra cosa que leerle el periódico, y no la sección Ecos de Sociedad precisamente. El mñenísmo se está empezando a apropiar de Claire y ya se dedica a aburrir a su hija con rollos históricos tal cual hizo Frank con ella en plena luna de miel, que lo mismo es su técnica para que se duerma la zagala.



Menos mal que la cría se revuelve en su parque (una pista de lo porculera que va a ser de mayor, ella ya va avisando al personal) y llama la atención de su madre. (WARNING: las siguientes imágenes pueden provocar desprendimiento de retina, sequía xixil y frigidez permanente. Enter at your own risk)A todo esto, aparece Frank ataviado con una toalla y medio mojado, tó porno y tó sexyNO 😒, y nosotras queremos quedarnos ciegas en ese momento. 


Anda, mira, como nosotras para no verte el tipo de pera

¿¿PERO QUÉ TORTURA ES ÉSTA?? Mira, Ron, te lo vamos a perdonar porque antes nos has deleitado con el culo y el pechote de Jamie, que si no te despellejábamos vivo. Esto de ponernos al blandurrio lampiño de Mñe en todo su NO esplendor ha sido uno de los golpes a nuestros bajos más grandes que nos has dado en un capítulo que no está lleno de muchas alegrías. En fin, sigamos... Allí está la pareja feliz, hablando de lo lista que es la cría, y Claire que toca así como con pena y un poco de asquete ese brazo mustio, recordando otro miembro boil duro y prieto cual roca de montaña highlandera. Vamos, que le da la depresión como siga comparando.


Más que tú, Mñe
No aprieto mucho, que lo mismo se deshace cual porridge
Mñe cuando Claire lo toca
Tira p'allá, cuerpoescombro...

¡¡Rápido, rápido, algo para que se nos pase el susto!!


Comparad si está en vuestro gusto hacerlo, bellas damas

A ver, en nuestro gusto está hacerte otras cosas, Jamie, tenemos mucho lío por aquí y, actualmente, cualquiera te encuentra tan desnudito, recién salido de Jumanji como estás. 

Aquí desde luego ese Jamie no se esconde

Pues parece que en nuestro peluchón tampoco está ya, como bien le dijo Jenny, y es normal, viviendo como un salvaje en una batcueva.

Todos los superhéroes necesitamos una identidad secreta y una cueva para escondernos

Fergus ha ido a pedirle que le enseñe a disparar con la pistola que han encontrado y, ¡MILAGRO, Jamie habla! Pero con qué voz, chicas, como si viniera de estar en un after. Se nota que el pobre se está brutalizando y no en el sentido que a nosotras nos gusta, se está volviendo cada vez más inhumano por la falta de contacto con la gente, por tener que vivir como un animal. ¡Y viene Fergus a decirle que si tiene que prepararse para otra rebelión! Y, como Jamie le dice que eso no va a pasar, ¡va y lo llama "cobarde"! ¡Cobarde que el culo le arde! ¡A Jamie, que no tiene ni un pelo -y de pelo ahora mismo anda sobrado- de eso! Mira, chaval, una cosa es ser un cobarde y otra un loco, que las armas están prohibidas y en bastantes jaleos andamos ya. Yo es que no sé cómo no le mete el gorro por tó lo pardo... 

Tal vez lo he hecho, que no lo traigo puesto...

Jamie decide ayudar algo más ahora que Ian no está pero Mary MacNab le informa de que Jenny está pariendo y lo único que va a querer echar es al crío y no las cuentas. 

Ya faltan menos para el equipo de fútbol

A Jamie le acompaña un cuervo con noticias desde el Muro y, vaya por Dior, que los cuervos traen mensajes de muerte (¿no os digo yo que vienen del Muro?) así que, ni corto ni perezoso, Fergus rememora lo que aprendió de Murtagh y pim pam pum, ave que vuela, a la cazuela, el cuervo ha palmado. No podemos negarle la buena puntería pero no sé yo si se alegrará tanto cuando sepa que unos soldados han escuchado el disparo... En fin, que nos ha salido el francés rebelde. ¡A ver qué tal nos sale el nuevo sobrino de Jamie! Que es el número chorrocientos, no sé yo si nos vamos a acordar de éste.


Tranquilas que de mí no os vais a olvidar

¡Pues saludemos a Ian Jr.! ¡Bienvenido a esta familia outlanderiana llena de buenos deseos y gente maja!

Menos tu madre


¡Pero no le digas eso al pobre Jamie! ¡Que tú no sabes lo que ha sufrido por no poder tener a su Frasercita apoyada en el pechote y a su mujer sobre su boa! Efectivamente Jenny no lo sabe porque Jamie no ha dado explicación alguna (con el genio que tiene Jenny cualquiera le dice que Claire es como la Neutrex) y, claro, hay que entenderla, sufre viendo a su hermano así, seis años sin liberarse el estrés por los bajos.



¿Y mis manualidades no cuentan?

Debe ser que no porque Jenny le dice que él es joven y Mary MacNab es buena moza, que aún puede tener hijos, que hay tiempo y ella quiere verlo feliz y...


Y punto pelota

Jamie no está para esas cosas y menos que va a estar con la irrupción de los soldados (vaya por Dior, también está el red coat escocés) que buscan el arma cuyo disparo han escuchado. Mientras Jamie se esconde con wee Ian entre sus brazos (esperemos que no haya salido el crío llorón o la hemos cagado), los red coats asaltan la habitación de Jenny, poniendo patas arriba todo mientras el capitán Lewis la interroga sobre el arma, hasta que de repente se dan cuenta de que hay restos de un parto (qué agradable visión) y de que no hay niño a la vista.

Las mentiras también las echa con la misma facilidad que los críos

Ya estaba el perro de presa soldado escocés dispuesto a buscar a la comadrona que supuestamente se había llevado el cuerpecito cuando llega Mary con la pistola diciendo que era de su difunto esposo, que la guardó como su último recuerdo y que la usó para matar al dichoso cuervo de mal agüero, aunque al final no sirvió de nada porque el bebé ya nació directito hacia el Cielo *guiño guiño codo codo*.

Qué rijostio tienes, malparido

Menos mal que el capitán tiene dos dedos de frente bajo ese pelucón y se larga de allí únicamente dejándoles una advertencia. Nos hemos hecho caquita de mala manera en nuestra underwear, chatas. Jamie también porque, además, todos saben que éstos no van a parar hasta darle caza y que su bello cuerpo cuelgue de la horca. ¡Ay por Dior, cuánto sufrimiento albergamos en nuestro cuerpo! ¿Es que no podemos tener una alegría?

Alegría la que me voy a llevar yo
¡No toques! ¿¿Por qué tocas??
¡Pero que no es a éste, que extrañas al otro!
Lo siento, estoy tan canina que necesito dieta de boa caliente 
¡Nuestras córneas!

¿¿¿Pero por qué, zeñó, por qué??? ¿¿Por qué tenemos que ver esta clase de alegrías entre estos dos?? A Claire no le importa darle alegría al cuerpo Macarena con Mñe porque es su marido y tienen una vida juntos y, qué narices, porque son muchos años sin rozamiento bajeril ajeno a sí misma y la pobre, a falta de boa, bueno es gusanito (que digo yo que no habrá boas sueltas por ahí para catarlas si llega el caso) pero nosotras esto NO lo quemos ver así que ahí tenéis, una captura para que os dejéis los ojos con lo que están haciendo porque no nos da la gana aclararla, hombre ya.

Como se descuide Mñe no ve ni dónde la mete

A todo esto, tampoco es que a Claire le importe mucho que no se vea un pijo, que ñiquiñiquea con los ojos cerrados (normal, para ver lo que tiene debajo...). En fin, mejor nos vamos a Lallybroch con Ian Sr., que regresa con su pata de palo intacta y con la promesa del red coat escocés de que, cuando apresen a Jamie, vendrán a por él y a por su familia.

Y eso va por ti, francesito
Cuando puedas correr más de un metro sin ahogarte, gordopilo traidor, vienes y me lo cuentas

Este odio es de los que no tendrá buen fin y no tardamos en comprobarlo, cuando Fergus decida tocarles le cataplinè un rato, haciendo que le persigan y dando vueltas como unos tolais.

¡Ven a por mí, seboso!

¡Fergus, no! ¡Ya deja de decirles verdades como puños! ¡Que como te den una tunda te dejan que ni el foie! Todo esto lo está viendo Jamie, que iba a coger un conejo (lamentablemente no el nuestro) y sufre viendo como el wee francés de perturbadoras cejas pero posible proyecto de Melopollo la está liando parda. 

Anda, que voy y me caigo justo cuando aparecen más soldados
¡Pero si ibas así! Lo raro es que no hayas comido suelo antes

Y el seboso escocés traidor hijoeputa-malparido-culicagao-gonorrea no deja escapar la oportunidad de darle un escarmiento a Fergus que nunca podrá olvidar...

Ahora me ves...
...ahora no me ves
Bienvenido a la fila de los mancos, Fergus

¡Pero será tío sádico! ¡Mala vaca te atropelle! Ay ay ay, pobrecito Fergus, que nos lo han dejado desmontable cual Lannister buenorro (ois, a ver si crece igual de lustroso, grrrrrrrrrrrr). Mientras pierde sangre pero pocos gritos (me arranco yo un padrastro y estoy gritando dos semanas) Jamie sale en su rescate, le hace un torniquete (con Claire no sólo aprendió fornicio, también primeros auxilios) y lo lleva en brazos raudo y veloz a Lallybroch, lo que salva la vida del mozalbete. ¿Creéis que nuesto highlander está contento? 


El peso de mi pena me tira al suelo
¡Nos tiramos contigo, Jamie!

Pues no, de alegría no son las lágrimas porque se sabe responsable de todos los males que caen sobre su familia, pero al menos Fergus le ha echado una mano en su recuperación #Chistaco.

¡Por nosotras!

¡Jamie Fraser is back, bitches! ¡¡¡Yuhuuuuuuuuu!!! Pero no nos lancemos ahora al desenfreno por el regreso de nuestro Jamie, que estamos con el wee lisiado, que está un poco bolinga por el whisky que le ha dado Jenny. El pobre está dolorido y aún siente la mano, pero se considera afortunado.


Bueno, pues ellos sí y es que en París, cuando Jamie lo contrató, le dijo que si lo arrestaban o ejecutaban estando a su servicio, le diría misas durante un año, pero que si le cortaban algo (ya fuera la mano, la oreja o la cola) le mantendría durante toda su vida, así que Fergus ahora puede dedicarse a ser tronista que siempre estará bajo el amparo de Jamie Fraser. Ay, Fergus nuestro, ¿pero no te dabas cuenta de que ya lo estabas? 

Hay familias que no las hace la sangre
Necesitamos una transfusión de lágrimas porque estamos a punto de llorar sudor

Pues nos vamos a Boston a que se nos pasen las ganas de llorar y se nos cambien por la cara de sota viendo a los Randall felices (dejadnos que nos rebocemos en nuestro haterismo, que es lo que nos da juventud y belleza). Ahora se han hecho bff de la vecina cotilla y su maridito, que no tiene otra cosa que hacer que fardar de que su mujercita es un ceporro en la cocina pero un as en el dormitorio.

No como yo, que no discrimino habitación alguna

Efectivamente, Claire tiene el perraquismo desatado porque ha recordado lo divertido que era chingar, así que en cuanto se deshacen de los vecinos, se pone cómoda, se quita las bragas, arrima potorro a cebolleta y...

Vamos, Mñe, dale al mambo
El gif que lo tiene todo: lo que hacen ellos y nuestra cara al verlo

Claro que el salvaje trocotró pronto deja de ser del gusto de Mñe...


Entiéndelo, es que si los abro te veo

Pero Mñe no es de los que vaya a dejar pasar el nimio detalle de que antes su mujer abría los ojos para beber de su esplendorosa visión mientras le daban a la mandanga (ay que nos dan los sudores fríos 😰) y ahora le falta ponerse el antifaz del sueño y decirle que no haga ruiditos, que ya los hace ella por los dos.

¡Joer, Mñe, es que mira lo que veo! ¡MIRA!

Ay, Claire, que te han pillado con el carrito del helado. Nuestra haggard tiene el cuajo de cabrearse con Mñe cuando *por Dior que lo vamos a decir de nuevo me muero muerta del disgusto* éste tiene razón, pues no creemos que a nadie le haga especial gracia que lo utilicen para alegrarse los bajos pensando en otro, sobre todo si la que lo hace es tu mujer...

Oh, mi mujer... ¿Soñará conmigo?

Ella y todas las demás, tranquilo. Jamie está ahora con Ian, que le está contando un tratado sobre lo que se siente cuando has perdido una parte de ti, algo de lo que Jamie sabe mucho porque con la pérdida de Claire perdió su boa corazón. Como Jamie no tiene suficiente con tener la cabeza llena de pelo, cada vez la tiene más llena de pensamientos, que todos conducen al mismo sitio: su presencia pone en peligro la vida de los que más quiere. Así trama un plan...

Say WHAAAAAAAAAAAAAAAT????

¡Más vale que sepas lo que estás diciendo, Jamie Fraser, porque como desates la ira de Jenny no hay reposo postparto que la pare hasta que logre arrancarte las greñas! Pues sí, queridas, lo ha pensado bien y Jamie cree que lo mejor es preparar todo para que los red coats crean que ellos son leales a la Corona, por lo que entregando a Jamie les dejarían por fin tranquilos y, además, obtendrían la recompensa, que la van a necesitar para alimentar tanto churumbel.

¡Y por los cataplines!
Cuidao, Ian, que te juegas todas las patas que te quedan

Pero a Jamie no le importa que le encierren en la cárcel porque ya vive preso de la que él mismo se ha creado... ¡No podemos con la vida ante tanta tristeza! Mary MacNab tampoco puede y va a llevarle a Jamie una cesta de comida de parte de Jenny, además de hacerle de estilista para aprovechar el viaje, que no se pueda decir que Jamie el Rojo cuando se entregó iba cubierto de roña y oliendo a chotuno.

Ese pechote necesitaba airearse urgentemente

Ay, Mary, qué servicio social haces a la serie despeluchando al highlander. Jamie le da las gracias por todo, por el afeitado, por ser valiente con lo de la pistola, por recoger la batcueva mientras va a bañarse al río...

Ay, señor Jamie, ha vuelto usted tan rápido que se me ha caído la ropa del susto
¿¿¿¿¿PERDONA?????

¡Madre mía, que la Mary MacNabo quiere catarle el rabo! Jamie piensa que Jenny la ha mandado porque ya le dijo que estaba muy preocupada por la salud de su boa pero Mary le dice, dulcemente, que no ha sido así. ¡¡Pues claro que no, que hemos sido nosotras!! ¡A ver si crees que íbamos a dejar que una zorrupia fuera a meterte meneos bajeriles y mandarte a la cárcel con los bajos con bichos! Ha ido una mujer decente (pero lista, que ya que se va a calzar a uno, elige al mejor), una que no quiere sustituir a tu esposa sino darte algo inferior pero que ambos necesitáis...

¡No! Un poco de suave calorcito
Me lo tendrías que haber dicho cuando parecía un osito

...algo que os mantenga enteros mientras avanzáis por la vida...


¡No! Unos cariñitos en la patata
O en tu bella cara

Bueno, vale, o en tu boa, que ha olvidado lo que es sentirse querida y así te nos estás quedando, brutito para toda la vida. No te vayas a la cárcel sin volver a sentir lo que es el calor humano, chato, que lo vas a echar de menos un rato.

Pero haggards, que hace mucho que no chingo

Sin duda porque nosotras estamos muy lejos que si no ibas a tener los bajos pelaos de tanto ajetreo, grrrrrrrrrrrr. Pero no te preocupes que pronto volverás a recordar cómo se amarra la boa en puerto, para eso está Mary. ¡Venga, querida, date al vicio pero que parezca un sacrificio!


To the turrón! Pero con delicadeza
Lo sé, era necesario pero aún así hace pupa

Oh, cómo duele ver a Jamie así, necesitando el contacto humano y sin su Claire para dárselo (igualita estaba ella, echando mano de Mñe a los primeros de picores 😒), nos salen los feelings hasta por la laca de uñas.


¡Ay, que Jamie también cierra los ojos al besarla!

Overbooking lacrimal is coming
¡Pero nosotras sabemos que no es asííííí!
Mi lágrima demuestra que éste va a ser el polvo más chungo de la historia
Y el que menos vamos a disfrutar
Ponte ya, por Dior, ¡que se pase rápido!
Y así quedamos tras esta secuencia

¡Mirad, no nos pagan lo bastante como para compensar este sufrimiento! ¡En cuanto terminemos esta review nos vamos a ver el capítulo de la boda porque no nos caben más penas en nuestro pecaminoso cuerpecito! Por Dior, qué llantina.

¿Y ver a la wee Frasercita no os anima?

Pues teniendo en cuenta que su padre no la va a tener nunca en brazos,lo que nos faltaba ya. Claire ha seguido con su vida y su papel de madre pero le sigue faltando algo, otra cosa que era parte de ella casi tanto como lo fue Jamie.

Mire usted, echo de menos toquetear intestinos, soy así de rara

¡Claro que sí! Que ella no es nadie sin empinar el codo y sin dar rienda suelta a sus instintos sanadores, así que se apunta a la universidad para estudiar medicina y conocer, en primero de fruncimiento de ceño (pues nadie aprueba que esté allí), a muchos compañeros petardos y a un encantador apestado de la sociedad.

Lo que pasa es que me tienen envidia porque yo frunzo otras cosas mejor que ellos
Well, hello, chato molinero

¡Vaya, vaya, Claire! Con este chulazo las clases de anatomía pueden ser algo mucho más divertido de lo que pensábamos... No sabemos si eso se lo cuenta a Frank cuando tan alegres se van a la cama charlando. Mirad, como nos enseñen otro meneo entre estos nos precipitamos de esta review.

Tranquilas que si alguien se precipita pero de la cama es Mñe como quiera arrimar cebolleta
Muajajajajajajaja

Ya, somos unas malas pécoras pero qué felices nos hace nuestra maldad. En el fondo es bueno para ti, Mñe, que así no estás trincándote a tu mujer como si fuera un muñeco. Y ahora, pasen ustedes a la última función de hoy, la obra cumbre de los Fraser, ¡la pantomima "Atrape usted a un highlander"! 

¡Sorpresa!
¡Ja ja ja! ¡No nos esperabas!
¡Qué susto más inesperado!
Todo va según lo acordado. Corto.
Como la seda, bro. Ahora te voy a insultar un rato. Corto.
Te quiero mucho, hermanito, no pierdas ni el pelo ni la esperanza en el trullo
Por si acaso no nos volvemos a ver, hazme un croquis con tu descendencia y también te quiero
Nos precipitamos de la review, de la vida y del armario del salto del tigre
¡No os bajéis de mi carro tan pronto, que la semana que viene no vengo solo!

¿Pero qué nos estás contando, Jamie Fraser? ¿¿Acaso nos vas a enseñar la boa?? Pues a ver si nos levanta el ánimo además de las enaguas porque no podemos ni con la vida ni con la pena viendo cómo, mientras te llevan preso, suenan unas gaitas que conectan tu nueva vida con la de Claire en el futuro/presente/pasado/yo qué sé ya! ¿¿Why, Diorcito why?? ¿Por qué tenemos que sufrir estos paralelismos destinados a que nos explote el cardado? Ay, queridas, qué tristeza tenemos encima. Ojalá la semana que viene nos traiga alegrías en forma de visiones maromiales largamente deseadas *guiño guiño codo codo*. ¿Estaréis con nosotras para cogernos de la mano y seguir sufriendo/disfrutando? ¡Nos vemos en la próxima review!

CONCLUSIONES FINALES
-Daremos las gracias al equipo de Outlander por despejarnos los conductos lacrimales a base de ríos de lágrimas, ¡qué modo de llorar viéndolo! Un capítulo tremendamente emotivo, de ésos que te dejan el corazoncito tocado durante varios días.
-Muy inteligente utilizar los paralelismos entre las vidas de Jamie y Claire como hilo conductor del capítulo. Las comparaciones son odiosas (especialmente si comparamos pechotes) pero aquí sirven para echar un poquito más de sal en la herida que tenemos y aumentar el sufrimiento (y nosotras, cuanto más sufrimos, más disfrutamos).
-Sam, Sam, ¡¡SAM!! ¡A su pechote, su boa y sus pies, señor Heughan! Lo de este hombre hoy ha sido el delirio total y esta vez no nos referimos únicamente a su belleza (aunque vaya culo, chicas, grrrrrrrrrrrrrrrrrr). Qué capacidad de transmitir tanto con un gesto, con una mirada. En la secuencia de la cueva ha estado sencillamente soberbio.
-Y un aplauso final para dicha secuencia, una de las más complicadas de gestionar para nuestros corazoncitos y que ha sido un ejemplo de sensibilidad, ambientación y realización. Un diez.

***
Stills by Starz
Gifs from Tumblr, Giphy, Google Images & Starz. All copyrights belong to their respective owners


DAME AMOR Y COMPÁRTEME, QUERIDA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This