Meet The Haggards

Ay, queridas, tanto tiempo por aquí y entre peluquería y copazo no hemos sacado tiempo para presentarnos. Shame on us! Bueno, nunca es tarde si la ducha (con maromazo) es buena, así que aquí estamos, dispuestas a desnudar... nuestro espíritu (que para ver desnudo nuestro cuerpo hay que pasar unas pruebas que ni en Humor Amarillo, a ver qué os creíais). ¡Somos las haggards! ¿Que no sabéis lo que es una haggard? ¡Pues pinchad aquí y descubridlo!


Si aún no me conoces, soy la haggard suprema. No encontraréis a nadie con más amantes, diamantes y vestidos de pedrería en todo el bloguerío. Tengo un cuerpo para el placer y una mente que ni la de Charles Xavier. Soy más multitarea que el Windows y estoy siempre vigilando mis pozos petrolíferos, mis inversiones en la bolsa y jodiendo la vida al Blake Carrington de turno que ose molestarme. Aún así siempre tengo tiempo para mis queridas ciberhaggards, para unas risas o un sano critiqueo. Soy descubridora de maromos del género pollo, no hay jovial mozuelo que se me escape. Vivan lo enagüil, lo culebronesco y excesivo, los cuerpazos cubiertos por una perturbadora sotana que ocultan un pechote peludo, vivan las cejas del Rankin y todo lo que las rodea. Soy Ana de las Tejas Verdes, soy la protagonista de Retorno a Edén, soy Claire Fraser, soy lo clásico y la clase, lo más en el supremo lujerío. Y sé que quieres ser como yo. Soy Cassandra Dexter Colby y estoy deseando compartir mis locuras y mis momentos de fungirleo contigo. Será inolvidable.


Yo soy la otra. Vivo en las redes sociales y en un mundo ideal, como Aladdin. Soy una Eva Harrington de la vida sin su maldad. Voy caminando por la senda del haggarderío siempre con el pelo cardado para parecer más alta y aprendiendo a apreciar lo bueno de la vida, el brilli brilli, las enaguas, los kilts. Me gusta lo viejuno, lo ochentero, lo hortera, todo lo que provoque risa sin intención. Detecto en milésimas los cambios en el pelo de Sam Heughan con mi sentido haggardiano. Devoradora de maromos, pollos o gallos, no discrimino, todos MeCaben en la cama el Kindle y en la tele (salvo si tienen cejas más depiladas que yo -stay away from me!-). Dame un culebrón, unas enaguas con Darcy perdonavidas, un Melofuà, las venorras de Hugh Jackman, una peli de Harrison Ford y soy feliz (y, por favor, regado siempre con un café y, si puede ser, acompañado de una buena sesión de cotorreo con mis queridas haggards). Me encantaría ser como Cassie pero me puede el atractivo de lo cutre. Soy Kimberly Carrington-Fox y luzco orgullosa mi banda de haggard y de contradicción con patas. Bienvenidas a nuestro mundo.

Ya veis, queridas, somos dos chicas normales que quieren tener un pequeño espacio libre de malos humos y lleno de diversión, evasión y maromazos. Queremos que aquí seáis tan haggards como nosotras y disfrutéis de lo bueno de unas risas, de unos buenos momentos y de una charla con unas amigas un poco extrañas pero encantadoras. ¡Si eso es un crimen, por favor, que venga una patrulla de policías buenorros a detenernos y a registrarnos hasta debajo de las enaguas! Poneos las galas de lamé y escoged un sitio cómodo, tenemos un viaje maravilloso por delante y queremos compartirlo con vosotras.


Enjoy the brilli-adventure!

3 comentarios:

  1. Viva las Haggards,que arte tenéis y como alegráis el día!! seguid así chicas,besos

    ResponderEliminar
  2. Llorando de risa estoy XDDDDD
    ¡¡Bravas!!
    ¡¡Viva el brilli-brilli!!

    ;-****

    ResponderEliminar
  3. ay queridas... ay...qué grandes!! Me alegráis la vida queridas.
    Cassie, por Dior qué bien te sienta el color turquesa y ese escote, adornado con tiras de "pedrolos". Ese flequillo marcado a cepillo redondo con cerdas de jabalí y esa manicura en rouge Chanel, le rouge. Ese dedito señalando..ese anillo... es de Graff estoy segura (The most fabulous jewels in the world) Y Kim.... de blanco, con esa manita acariciando la esmeralda rodeada de dayamonds, Tiffany's o Van Cleef & Arpels? ay querida esa manita que lanza visones... qué gesto tan divain!!!
    Estáis en la estratosfera del lujerío queridas. El charming rezuma por cada poro de vuestra piel, AWWWWW. Y ese guiño de her majesty, cubierta de oros... Esto no hay quién lo aguante, tanto charming me abruma queridas.... me quedo sin habla...
    muasssss

    ResponderEliminar