lunes, 20 de octubre de 2014

Fungirleo vintage: Gilbert Blythe de "Ana de las Tejas Verdes" [spoilers]

Las haggards están atentas a todo, así que la idea de crear una sección como ésta vino a raíz de cierta conversación tuitera sobre una serie que es un must para toda aquélla que se precie de haber visto televisión. Pero no es de esa producción de la que aquí hablaremos (ésa vendrá más tarde de mano de la gran Kim), sino de otra que seguro que también han visto muchas de las lectoras de este humilde blog de fungirleo.

Y es que, al igual que nuestros gallos con espolones fueron alguna vez pollos, las haggards también hemos tenido una infancia y adolescencia. Ahí es donde comienza a formarse una futura cazadora de pollos y gallos, vislumbrando maromos y enamorándose de ellos en las series que pululaban por aquella televisión de sólo dos canales. Eran los años finales de la década de los ochenta y TVE dejaba caer una serie maravillosa llamada Ana de las Tejas  Verdes. Aquello era una especie de versión humana de los dibujos de Tarta de Fresa o las cartas de la baraja Anneliese, con esas colchas de patchwork y esos vestiditos de talle alto. Y no digamos el paisaje de bosques en los que recoger frambuesas con las que hacer una tarta o un licor. Todo un paraíso para que las adolescentes empezáramos a soñar con los chicos ideales que luego nos conquistarían más adelante en novelas de enjundia como las de Jane Austen o Charlotte Brontë.

¿Y quién era aquí el maromo en el que nos fijábamos todas? ¡¡Pues en Gilbert Blythe, claro está!! 

Ains, Gilbert, el sueño de todas en aquella época. Él fue nuestro primer badass con corazón de oro, el chaval que se convertiría en uno de nuestros adorafollables históricos. Le hacía mil perrerías a Ana al principio, pero sabíamos que era porque en realidad estaba enamorado de ella hasta las trancas y se le notaba a la legua. Entonces era ella la que se hacía la digna y no correspondía a sus intentos por arrimarse.



Así se liga con una chica, Gilbert
Su relación de amor-odio nos tenía tontas perdidas, babeando y haciendo caer por primera vez nuestras cándidas enaguas. Sí, habíamos visto más series con amores de por medio antes, pero eran "de gente mayor" (la serie de la que hablará Kim, sin ir más lejos) y no era tan fácil sentirse identificada. Esto era otra cosa y el rollete de adolescentes unido a la ambientación era perfecto para evadirnos y sentar las bases de nuestra futura ida de olla continua y los añsdhjgñaslfjasñhdgasfjsash que serían esenciales en el vocabulario haggardiano.





Las pequeñas Kim y Cassie fungirleando
La primera parte de la serie nos dejaba con la miel en los labios. La pareja parecía dar finalmente un paso adelante en su relación, pero no había ni besarraco y ni nada. Fue una de nuestras primeras indignaciones fungirleras unidas a un amago de infarto ovárico al ver a Gilbert acariciar la cara de Ana. 


¡Pero que os beséis, coñio ya! 

En la segunda parte, las vidas de ambos parecen alejarse y nuestro pequeños corazoncitos de prehaggards no podían más. para darle más tensión al asunto, nos metían de por medio a un señor viejuno del que Ana empezaba a enamorarse. Lo cierto es que el hombre no estaba mal, pero nosotras queríamos al pollo y odiábamos al gallo.
Mucho drama es lo que ocurre en esta parte: Gilbert cae enfermo y está al borde de la muerte. ¿Acabarían Ana y Gilbert separados? ¿Se arrepentiría Ana toda su vida por ser tan orgullosa y no querer mostrar sus sentimientos hacia el que era realmente el amor de su vida? El consejo de Marilla,víctima de su propio orgullo en el pasado que la dejó soltera y entera, será decisivo, pero quizás llegará demasiado tarde. Y nosotras llorando a moco tendido. 

Como era de esperar, todo acabará bien, que esto no es Juego de Tronos afortunadamente. Por fin pudimos ver a Ana y Gilbert besándose y entonces se oyeron las explosiones de nuestras enaguas a varios kilómetros. 
Con un beso de pegatina nos conformábamos, qué ingenuas
La verdad es que, visto ahora, Gilbert tiene una cara de niñato que tira para atrás, pero aquí hemos venido a confesar nuestros pecados de juventud. Además, los primeros amores nunca se olvidan ni envejecen. Por eso, queridas haggards, este chico se merece un puesto de honor como pollofollable por el que perderíamos las bragas con mucho gusto.

¡¡GILBERT, QUEREMOS SER TUS CARROTS!!

13 comentarios:

  1. Por favor, si casi ni me acordaba!!!!!!!! Qué tiempos! Recuerdo que la segunda parte la vi mucho tiempo después (aquellos tiempos prehistóricos en los que no existía internet) y, oye, qué satisfacción más grande poder ver que por fin estaban juntos. Pero qué sufrimiento, de verdad. Tengo que volver a verla ahora que estoy en plena fiebre fangirlera!
    Por cierto, me encanta el gif del tirón de trenzas!!!!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo la sensación de que en TVE las emitieron seguidas, pero vaya usted a saber, porque ha pasado demasiado tiempo. Lo cierto es que al final era un drama y estábamos que nos daba algo porque Gilbert casi estiraba la pata y la pobre Ana arrepintiéndose de no haberle hecho caso. Y mira que sabíamos que esto acababa bien, pero había que sufrir un poco. Lo del tirón es muy gracioso, jajaja. Ahora me doy cuenta de que los gifs deberían estar cambiados de posición, porque el guiño es antes. ¡Un besote!

      Eliminar
  2. Si esa serie era de lo más dulce, y nunca llegó por donde yo estaba. Mis tiernos amores de niña fueron la mayoría animados y el resto un tanto mayorcitos, teniendo en cuenta que solo tenia diez añitos. La verdad es que no recuerdo ningún amor inmortal que haya salido del televisor, pero si lo hubo uno que salió de la radio. Desde la adolescencia y hasta los 18 mas o menos, mi corazoncito perteneció a Sting. Así es, siempre me interesaron los hombres con un buen instrumento en sus manos (jejeje)
    El chiquillo este Gilbert me recuerda a otros dos polluelos dulces el príncipe Caspian y Chekov (en la version moderna de Star Trek). Son como el chocolatin prohibido a la salida del cole. No llena, pero irresistible de por lo menos morder uno.
    Gracias otra vez por compartir con humor y generosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, qué pena que no llegara. Es una gozada, la verdad :) Ah, yo también he tenido amores de dibujo animado; de hecho, mi primer amor ever fue el príncipe Felipe de la Bella Durmiente. ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
    2. Ahora que mencionas dibujitos…me acuerdo del príncipe misterioso en Sailor Moon. Por favor con tanto príncipe insoportable e inútil. Afortunadas fueron esas niñas que se pirraron por Aladin.

      Eliminar
  3. Ja, ja, pues yo no os cuento el primero mío, que entre que fui un poco precoz y os saco algún año... Eso sí, nunca me dio por el dibujo animado.
    Gracias, como siempre. Un placer leeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lola: estamos aquí para confesar los pecados de juventud, así que ya sabes lo que toca. Si tus amores son cosas como Orzowei o Sandokán, bienvenida al club, jajaja...

      Eliminar
  4. A mi la serie, aunque la conozco por mis hermanas, no me llegó. Yo si debo quedarme con alguien, sería Kirk Cameron en "Growing Pains" como Mike Seaver o con Mark Paul Gosselaar en "Saved by the Bell" como Zack Morris.

    ResponderEliminar
  5. Ay, Gilbert, qué recuerdos ♥ Cuánto me gustaba este chico, y lo que sufría con la serie, era un sinvivir, pero qué felicidad al final ♥ Pensar que me pasé buena parte de la infancia buscando en mis compañeros de escuela a mi Gilbert, pero nada de nada...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Mi amor de juventud, primero vi la serie y después me leí la serie entera de Anne de las Tejas Verdes de LMM que sigo releyendo de vez en cuando, incluso buscando info en internet, os estoy hablando de finales de los 90 principios del 2000, conocí a "otras almas gemelas"admiradoras de Anne y Gilbert que sigo manteniendo contacto y que, por cierto, ahora estamos todas enamoradas de nuestro Jamie de Outlander :-)

    ResponderEliminar
  8. Horribles noticias... :_(

    El actor Jonathan Crombie falleció el pasado 15 de abril a causa de una hemorragia cerebral a los 48 años de edad. Su hermana aseguró que no tenía problemas de salud anteriores al suceso, Jonathan era conocido por su papel como protagonista en 'Ana de las tejas verdes'.

    El actor canadiense encarnaba a Gilbert Blythe en la conocida TV Movie 'Ana de las tejas verdes', siendo este su papel más característico en su carrera, más ligada a la televisión que a la pantalla grande. También participó con papeles pequeños en numerosas series, la última de ellas fue 'The Good Wife'.
    Nacido en Toronto, murió en Nueva York el miércoles aunque fue el sábado cuando su hermana habló para CBC expresando que estaba orgullosa de su hermano. "Él era divertido, dulce, amaba la actuación, la comedia, el canto y el baile. Como un niño pequeño, le encantaban los espectáculos de Broadway", dijo Carrie Crombie. También dijo que su hermano estaba orgulloso de interpretar a Gilbert en 'Anna de las tejas verdes'.

    Pero sin duda, para su hermana estaba claro cuál había sido su papel favorito: "Creo que el momento en el que más orgulloso estaba fue cuando interpretó al protagonista de 'Drowsy Chaperone' en Broadway, fue algo increíble de hacer para él".
    Comenzó muy joven en la interpretación
    El actor fue descubierto a los 17 años cuando se estaba llevando a cabo una producción de "El mago de Oz". Kevin Sullivan, productor de 'Ana de las tejas verdes', dijo que para las legiones de mujeres jóvenes en todo el mundo que se enamoraron de la TV Movie, Gilbert representaba al chico ideal.

    Además, también ha querido recordarle su compañera de reparto como protagonista en la famosa ficción, Anne Shirley que recordaba su faceta más humana en los rodajes: "Era muy divertido y muy abierto así sentías que era alguien que quería actuar".

    ResponderEliminar
  9. Que tristeza me dio saber de su muerte. Vi "Ana..." siendo muy chica, creo que tenía 10 años y esperaba los domingos a la tarde con toda la ilusión del mundo, amaba los paisajes de la serie y quería ser Ana con sus trenzas largas y esos vestidos preciosos. Y estaba enamoradiiiiiiiiisima de Gilbert, que manera de llorar cuando se enfermó !!! Los libros los leí de grande online y espero poder agregarlos a mi colección algún día. Vaya un recuerdo enorme desde mi corazón de minihaggard para el eterno Gilbert.
    Naty

    ResponderEliminar